Plantas de Emergencia




    Los imprevistos del suministro de energía eléctrica en instalaciones industriales pueden traer pérdidas monetarias debido a la disminución de los tiempos productivos, mientras que perturbaciones de alto o bajo voltaje pueden provocar afectaciones a equipos. Inconvenientes como éstos, pueden superase con plantas de emergencia a base de motogeneradores que entran en funcionamiento al producirse interrupciones o variaciones del suministro eléctrico, siendo muy útiles cuando se requiere tiempos de respaldo prolongados de autonomía de energía.

    Las plantas de emergencia de acuerdo al tipo de arranque se pueden clasificar, en automáticas o manuales. Las plantas automáticas arrancarán una vez que se interrumpa la corriente sin necesidad de que se accionen, mientras que las manuales requieren de un interruptor para el arranque. Lo más común es contar con una planta de arranque automático para fines industriales, lo que te evitará riesgos de pérdida de operación y productividad.

    Comúnmente las plantas de emergencia usan motores que funcionan a base de combustibles, que pueden ser: gasolina, diésel,  gas o bifuel. Las plantas de combustible dual o biofuel actúan mediante un sistema de conversión, que permite la operación de motores con una mezcla de gas natural y diésel, las ventajas es que no modifican el desempeño del motor, no reducen la potencia del motor y permiten ahorro en combustibles basado en la oferta del mercado entre diésel y gas, entre otras. Un motor diésel funciona mediante la ignición del combustible al ser inyectado con alta presión en una cámara de combustión, que contiene aire a una temperatura superior a la temperatura de autocombustión, sin necesidad de chispa como en los motores de gasolina; comparados con los motores a gasolina, la principal ventaja de los motores diésel es su bajo costo de operación, debido al precio del combustible que necesita para funcionar.

    La determinación del tamaño o capacidad del generador, se definirá en base a estimaciones de la potencia necesaria para cubrir las necesidades de las instalaciones presentes y las futuras que pudieran existir, tiempo de operación continua, los equipos o instalaciones que deben de seguir funcionando en caso de interrupción de energía eléctrica, zonas que deben continuar con iluminación, como puede ser rutas de emergencia, entre otras consideraciones.

    Para la instalación de la planta se debe tener claros conceptos, como el sistema de combustible, la configuración y ubicación del sistema de escape, la cimentación y anclaje del equipo, toma de aire, entre otros. Para la ubicación de plantas de emergencia se deberá tomar en consideración que se encuentre lo más lejano posible de zonas residenciales para evitar problemas de ruido, espacio suficiente para su correcta distribución y facilidad de acceso. Además de cómo cualquier equipo, estar incluido dentro del programa de mantenimiento de la empresa.



    Instalaciones Eléctricas - Plantas de Emergencia



Otros artículos que pueden interesarte:


- Aprovechamiento de la iluminación natural

- Ahorro de energía eléctrica en la industria

- Sistema de Tierras

- Banco Automático de Capacitores

- Perturbaciones en la Red Eléctrica

- Iluminación Led

- Paneles solares

- La evolución de la iluminación

- Utilidad de los sistemas de pararrayos