Proyecto Llave en mano




    El proyecto llave en mano es aquel en que el contratista se obliga frente al cliente, a cambio de un precio, generalmente alzado, a concebir, construir y poner en funcionamiento una obra determinada que él mismo previamente ha proyectado. En este tipo de contrato se pone énfasis especial en la responsabilidad global que asume el contratista frente al cliente.



    Otras obligaciones que siempre están presentes en los proyectos llave en mano son: el suministro de materiales y maquinaria; el transporte de los mismos; la realización de las obras civiles; la instalación y montaje, y la puesta a punto y en funcionamiento de la obra proyectada. En determinados casos, también es posible incluir en este tipo de contrato otras obligaciones posteriores a la ejecución de la obra, como la formación de personal y la asistencia técnica.

    De los distintos métodos de realización de proyectos que han aparecido, el que mejor refleja las transformaciones experimentadas en este sector es, sin duda el proyecto llave en mano. Con éste, desaparece la tradicional relación tripartita entre cliente (contratante), área de ingeniería y contratista, para quedar sustituida por una única relación entre cliente-contratista, en la que este último, junto a sus funciones tradicionales, asume la concepción del proyecto.

    Para evita confusiones hay que aclarar que "llave en mano" es una modalidad de contratación. Para dilucidar tal concepto hay que diferenciar entre la clase de contrato, la modalidad de contratación y la forma de elegir al contratante. En cuanto al primer punto, el ámbito natural de la modalidad de contratación "llave en mano" es el contrato de obras, entonces esa será la clase de contrato: de obra, en oposición a otras clases como suministro, servicios, etc. La modalidad podrá ser tradicional o "llave en mano"; y en cuanto a la forma de elegir al contratista ésta será independiente de los factores anteriores. Con respecto a este último tema hay que considerar que el proyecto llave en mano implica especialización del contratista así como la obligación de este de entregar un producto terminado. Para ello asume una obligación global de realizar todas las prestaciones necesarias, o complementarias de la obra a realizar. Lo anterior, en la mayoría de los casos puede tener como efecto que las ofertas tiendan a ser sumamente complejas por lo que se tiende a formas directas de elección del contratista.


    Características

    Los dos rasgos esenciales de los proyectos llave en mano son:

    • La fusión de las misiones de concepción y ejecución de la obra en una sola persona.
    • La obligación global asumida por el contratista frente al cliente de entregar una obra completamente equipada y en perfecto estado de funcionamiento, dotan a estos contratos de unas características particulares:
      1. El proyecto llave en mano implica la celebración de un solo y único contrato realizado entre el cliente y el contratista. Generalmente, en la selección de este tipo de contratos ejerce una influencia decisiva la tecnología implicada en el proyecto que se pretende realizar y que se va a manifestar no sólo en los planos y especificaciones técnicas sino también en los derechos de propiedad industrial implicados en el proceso de producción y, en determinados casos, en la formación de personal y en la asistencia técnica proporcionada por el contratista.
      2. El hecho de que en los proyectos llave en mano, el contratista asuma la concepción y la ejecución de la obra condiciona no solo el procedimiento de adjudicación del contrato, generalmente un procedimiento restringido o negociado, sino también la determinación del objeto y la función del cliente o de su ingeniero.
      3. En los proyectos llave en mano la elaboración detallada del proyecto tiene lugar una vez concluido el contrato, circunstancia que justifica conceder al contratista un derecho a introducir modificaciones en sus planos, a su propio costo y riesgo y siempre que se respeten los parámetros contractuales acordados (calidad, cantidades de materias primas, rendimientos) sin que sea necesaria a tal efecto la propia aprobación del cliente.
      4. Finalmente, la obligación global que se deriva de los proyectos llave en mano para el contratista influye de manera decisiva en la determinación del precio, que no puede ser, más que un precio alzado.

      5. Proyecto Llave en Mano Proyecto Llave en Mano Proyecto Llave en Mano Proyecto Llave en Mano Proyecto Llave en Mano Proyecto Llave en Mano Proyecto Llave en Mano Proyecto Llave en Mano Proyecto Llave en Mano